Guitarra

Antonio Emilio Pascual Viudes 1938

Autor:Antonio Emilio Pascual Viudes
Año:1938

Antonio Emilio Pascual Viudes 1938

Esta guitarra de 1938 está catalogada como la N.º 295

El sonido que emana de esta guitarra clásica es absolutamente maravilloso. Las guitarras creadas por A. E. P. Viudes poseen una emotividad y una calidez inigualables, siendo verdaderas joyas. No olvidemos que es el resultado del trabajo de un consumado maestro luthier; la dedicación y el cariño invertidos en esta guitarra han dado lugar a una auténtica obra de arte, capaz de cautivar incluso al guitarrista más exigente.

Play Video
CARACTERÍSTICAS
Tapa:Pino Abeto Alemán
Aros y Fondo:Palosanto de Río
Puente:Palosanto
Diapasón:Ébano
Clavijero:Mecánico
Barniz:Gomalaca a muñequilla
Cuerdas:Tripa y Seda
MEDIDAS
Escala:646 mm
Altura Total:990
Altura cuerda 6 traste 12:3,5 mm
Altura cuerda 1 traste 12:2,75 mm
Ancho de Cejuela:49 mm
Ancho de Selleta:90 mm
Peso:1600 gr
Peso Clavijero:124 gr
DETALLES
Luthier:Antonio Emilio Pascual Viudes
País:Argentina
Ciudad:Buenos Aires
Año:1938
Restaurada:Si
Estado:Muy Bueno

Las maderas que componen esta guitarra clásica son de una calidad insuperable. Antonio Emilio Pascual Viudes seleccionó meticulosamente la tapa armónica con la intención de que fuera verdaderamente especial y excepcional. El palosanto de Brasil empleado por Pascual Viudes para la construcción de este instrumento es sencillamente extraordinario, y no podemos ignorar que cuenta con más de 80 años de antigüedad, lo que le confiere propiedades acústicas verdaderamente únicas.

Antonio Emilio Pascual Viudes Aznar, una figura trascendental en el mundo de la luthería, nació en 1883 en Crevillente, provincia de Alicante, perteneciendo a una distinguida y ancestral dinastía de maestros lutieres. Si bien su formación comenzó con su padre, a la edad de catorce años fue enviado a Madrid para perfeccionar sus habilidades bajo la tutela del renombrado luthier Manuel Ramírez, un período que abarcó desde 1897 hasta 1902.

Posteriormente, pasó un breve período trabajando para el hermano de Manuel, José Ramírez, pero pronto regresó al taller de su amado mentor, Manuel, donde continuó laborando hasta 1909. En ese año, emprendió una audaz travesía hacia Buenos Aires, estableciéndose en esa ciudad. En Argentina, encontró un próspero mercado para instrumentos de alta calidad, lo que motivó su permanencia en ese país. A pesar de residir en Buenos Aires, optó por mantener Madrid como su dirección en las etiquetas de sus creaciones, quizás debido al prestigio que los fabricantes españoles gozaban frente a los locales latinoamericanos, lo que permitía valorar más sus obras y establecer precios acordes con su excelencia artesanal.

El legado de Antonio en Argentina fue notorio, construyendo violines, violas, violonchelos, guitarras y otros finos instrumentos hasta finales de la década de 1950. Durante su estancia en Buenos Aires, también compartió sus conocimientos con el aprendiz José B. Romero, dejando así una huella perdurable en el arte de la luthería en el país.

La partida de este ilustre luthier se estima hacia 1959, dejando tras de sí una rica herencia en la tradición de la construcción de instrumentos de cuerda, y su legado perdura en las manos expertas de quienes aprecian y utilizan sus excepcionales creaciones.

 

 

Sobre el Constructor / Luthier

Antonio Emilio Pascual Viudes

Nuestra selección en guitarras

Guitarras relacionadas

Te mostramos un listado de guitarras relacionadas que también te pueden interesar.

Consultar

Consultar

Buscar